30 enero 2015

Imbéciles a cada lado del agua



Uno debe asumir el hecho de que los imbéciles a cada lado del agua están muy contentos y saben apreciar, por esa suerte de hostil compasión que existe sólo entre miembros de la misma familia, las imbecilidades de la gran fraternidad al otro lado y que esa percepción sólo les confirma en su propia variedad de estupidez.


T. S. Eliot

29 enero 2015

La muerte de Olivares

http://encuentrosconlasletras.blogspot.com.es/2015/01/la-muerte-de-olivares.html

28 enero 2015

Marga



Con suicidarse ha descompuesto mi vida, afirmaba Juan Ramón Jiménez poco después de la muerte de Margarita Gil Roësset, una joven artista plástica de 24 años que se suicidó el 28 de julio de 1932. 

Aquella mañana había visitado al poeta, como venía haciendo con regularidad desde unos meses antes, y le había dejado en la mesa unas cuartillas que contenían el diario del amor imposible de aquella muchacha enamorada que ya había decidido suicidarse horas después.

Es un diario atravesado por la admiración sin límites al poeta y al hombre y escrito en un estilo que recuerda mucho o imita abiertamente al Juan Ramón de la Segunda Antología.

Juan Ramón decía de ella que llevaba el alma fuera, el cuerpo dentro, la describió como Amarga. Persa. Fuerte, viril, le dedicó algunos poemas (¡Qué solo suena el tiempo rojo y verde / contra tu comenzada ausencia eterna!) y guardó aquel diario en una carpeta que tituló Marga y que acaba de publicar la Fundación José Manuel Lara en una edición cuidada por Carmen Hernández-Pinzón que se completa con una semblanza de la artista escrita por su sobrina Marga Clark.


                                             

Fue un triángulo raro en el que se mezclaron los destinos del poeta, de la joven escultora enamorada y de Zenobia, que evocaba sus trágicos ojos sombríos. 

Una mezcla explosiva de idealización y erotismo, de pasión posesiva y admiración estética, de arte y carnalidad. Marga había modelado el busto de Zenobia -que tuvo alguna reticencia, porque las esculturas de aquella muchacha le recordaban a los crustáceos- y no pudo hacer otro de Juan Ramón, como tenía pensado. 

En cambio, dejó esta  fotografía, una de las más conocidas del poeta. La imagen la tomó la artista en los estudios Amer en 1932 y se publicó en el número 2 de la revista Las cuatro estaciones en el verano de 1935. 




27 enero 2015

Neruda. Poemas inéditos

http://encuentrosconlasletras.blogspot.com.es/2015/01/neruda-inedito.html

26 enero 2015

Hugo Mujica. Del crear y lo creado 3


25 enero 2015

Catálogos




Es verdad, que si se da estimación a algunos catálogos impresos de escritores de éste y aquel reino que andan por el mundo, y a los magníficos elogios con que los exaltan los que formaron esos catálogos, se hallará que cada uno de esos reinos produjo un gran número de gigantes literarios, porque el catálogo de cada reino es obra de un natural del mismo reino, y cada uno habla de su patria como el payo que decía que el campanario de su aldea era mejor que la Giralda de Sevilla. Yo vi algunos de esos catálogos, y en ellos altamente elogiados, sujetos, a quienes por sus escritos, muy a satisfacción, había tomado la medida, y conocido por ella que su estatura no excedía la medida ordinaria y muy ordinaria. 

Pero los que leen algunos de estos catálogos, sin más noticia de los elogiados que las que les ministra el mismo Catálogo, dirán asombrados lo que los mentirosos exploradores de la tierra de Canaán: Ibi vidimus monstra quaedam filiorum Enac de genere giganteo, quibus comparati quasi locustae videbamur. Siendo tan falsa la literatura gigantesca de aquellos autores, como la corpulencia gigantesca de los Cananeos, que nada excedía a la de las regiones vecinas.

Benito Jerónimo Feijoo. Cartas eruditas y curiosas. Tomo IV. Carta XIII.


24 enero 2015

Una señal oscura, en ruso


23 enero 2015

La pasión según Trakl



El origen del ser y el origen del lenguaje no han coincidido nunca, por eso tampoco hemos cesado de hablar.
Cuando comenzamos a hacerlo ya éramos, el ser ya estaba allí. Y cuando se quiere conocer el ser, el ser y no la palabra ser, nos abismamos en la ausencia de palabra, en un silencio anterior, siempre anterior.
Hablar es comenzar: partir. Hablar es siempre después, siempre deriva.
Todo lo que se quiera transmitir transmite, en primer lugar y siempre, el lenguaje que lo transmite, que se transmite él. Todo lo que se quiera decir se dice en palabras, incluso su impotencia para decir.
El relato de la creación bíblico es la creación del relato. El caos es cosmos porque el lenguaje que nos cuenta cómo llegó a ser es el lenguaje que, contándolo, nombrándolo, lo hace cosmos.
«En el principio era la palabra», dice el versículo más fundante de esa misma Biblia. «En el principio…».
Y ahora, miles de años después, llegaba el final.
Era otra despedida.
Otro desasimiento para Trakl.


Hugo Mujica. La pasión según Georg Trakl. En Prosa selecta. Ensayo, narrativa. Vaso Roto.

22 enero 2015

Por el cielo me acerco


Es una de las treinta páginas de facsímiles que incorpora la edición de Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos, de Pablo Neruda, que acaba de publicar Seix Barral.

Ese poema, el número 5 de los inéditos que se reúnen en el libro, tiene, explica Darío Osés en nota, "una anotación, al parecer con letra de Matilde, que dice: Día 29-Diciembre 1952 - 11 de la mañana - volando a 3500 metros - de altura entre - Recife y Río Janeiro."

Este es el texto completo:

Por el cielo me acerco
al rayo rojo de tu cabellera.
De tierra y trigo soy y al acercarme
tu fuego se prepara
dentro de mí y enciende
las piedras y la harina.
Por eso crece y sube
mi corazón haciéndose
pan para que tu boca lo devore,
y mi sangre es el vino que te aguarda.
Tú y yo somos la tierra con sus frutos.
Pan, fuego, sangre y vino
es el terrestre amor que nos abrasa.



21 enero 2015

Carlos Aguilar. Guía del cine


20 enero 2015

En la página del poeta Juan López-Carrillo


Pinchando en la imagen se accede a los textos y a las grabaciones.

19 enero 2015

George MacDonald. Fantastes


18 enero 2015

En esta región que habitamos




Tiene la ciencia sus hipócritas no menos que la virtud, y no menos es engañado el vulgo por aquellos que por estos. Son muchos los indoctos que pasan plaza de sabios. Esta equivocación es un copioso origen de errores, ya particulares, ya comunes. En esta región que habitamos, tanto vituperio tiene la aprehensión como la verdad. Hay hombres muy diestros en hacer el papel de doctos en el teatro del mundo, en quienes la leve tintura de las letras sirve de color para figurar altas doctrinas; y cuando llega a parecer original la copia, no hace menos impresión en los ánimos la copia que el original.

Puede decirse que para ser tenido un hombre en el pueblo por sabio, no hace tanto al caso serlo como fingirlo. La arrogancia y la verbosidad, si se juntan con algo de prudencia para distinguir los tiempos y materias en que se ha de hablar o callar, producen notable efecto. Un aire de majestad confiada en las decisiones, un gesto artificioso, que cuando se vierte aquello poco y superficial que se ha comprehendido del asunto, muestre como por brújula quedar depositadas allá en los interiores senos altas noticias, tienen grande eficacia para alucinar a ignorantes.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif
  

Benito Jerónimo Feijoo. "Sabiduría aparente." Teatro crítico universal. Tomo II. Discurso VIII.

17 enero 2015

Delincuentes con buena letra



La literatura está llena de cuchilladas nocturnas, secretos mediocres, delincuentes con buena letra y meretrices que han arruinado con su lepra sexual a los grandes poetas. La historia de la literatura es un vasto cementerio que todavía huele a la sangre derramada de los clásicos y al cadáver reciente del crimen erudito de anteayer.

Francisco Umbral. Un ser de lejanías.

16 enero 2015

El castillo ilustrado


15 enero 2015

Neruda inédito


Reposa tu pura cadera y el arco de flechas mojadas

extiende en la noche los pétalos que forman tu forma

que suban tus piernas de arcilla el silencio y su clara escalera

peldaño a peldaño volando conmigo en el sueño

yo siento que asciendes entonces al árbol sombrío que canta en la sombra

Oscura es la noche del mundo sin ti amada mía,

y apenas diviso el origen, apenas comprendo el idioma,

con dificultades descifro las hojas de los eucaliptos.


Ese poema sin título, escrito en 1964, aparece en Tus pies toco en la sombra y otros poemas inéditos, de Pablo Neruda. Lo publica Seix Barral y, con otros veinte más, forma parte del material inédito que rescata este volumen que llega hoy a las librerías con textos posteriores al Canto general.

Un Neruda maduro, diverso y potente en unos textos que se localizaron en el archivo de la Fundación Pablo Neruda.

14 enero 2015

Musashino


13 enero 2015

Conan Doyle. El relato de John Smith


12 enero 2015

La gruta y la luz


11 enero 2015

Un solemne tramposo



Un mentiroso es indigno de toda sociedad humana; es un alevoso, que traidoramente se aprovecha de la fe de los demás para engañarlos. El comercio más precioso que hay entre los hombres es el de las almas; éste se hace por medio de la conversación, en que recíprocamente se comunican los géneros mentales de las tres potencias, los afectos de la voluntad, los dictámenes del entendimiento, las especies de la memoria. ¿Y qué es un mentiroso, sino un solemne tramposo de este estimabilísimo comercio? ¿Un embustero, que permuta ilusiones a realidades? ¿Un monedero falso, que pasa el hierro de la mentira por oro de la verdad? ¿Qué falta, pues, a este hombre para merecer que los demás le descarten, como trasto vil de corrillos, inmundo ensuciador de conversaciones y detestable falsario de noticias? 


Entre las mentiras que pasan plaza de jocosas u oficiosas, hay muchísimas, que no sólo por accidente, sino por su naturaleza misma, son nocivas. Tales son todas las adulatorias. Entre tantos apotegmas como se leen sobre la adulación, ninguno me parece más hermoso que el de Bion, uno de los siete sabios de Grecia. Preguntáronle un día cuál animal era más nocivo de todos. Respondió «que de los montaraces, el tirano; de los domésticos, el adulador». Es así, que la lisonja siempre o casi siempre hace notable daño al objeto que halaga. Los mismos que serían prudentes, apacibles, modestos, si no los incensasen con indebidos aplausos, con éstos se corrompen de tal manera, que se hacen soberbios, temerarios, intolerables, ridículos.



Benito Jerónimo Feijoo. "Impunidad de la mentira." Teatro crítico universal. Tomo VI. Discurso IX.
http://www.wikio.es