22 septiembre 2014

Octavio Paz. Itinerario poético


21 septiembre 2014

La beneytoteca de Beneyto







Desde hace una década tengo el privilegio de tratar a Antonio Beneyto, ese genio plural que el martes  23 inaugura La beneytoteca de Beneyto, una exposición cuyos materiales conozco en parte.

Y es una alegría recibir un correo suyo anunciando esa exposición y avisándome de que alguno de mis libros, con sus espléndidas iluminaciones con tinta y tinto, estará en esas salas de Arts Santa Mònica.

Enhorabuena, maestro.



Exposició "La beneytoteca de Beneyto", d'Antonio Beneyto.
Arts Santa Mònica (Barcelona).
Del 23 de setembre al 5 d'octubre.

En paraules de Ricard Ripoll: "Beneyto acumula, els anys amplifiquen l'experiment que, ja, és monstruós, i no deixen cap llibre estimat sense la marca d'una revelació secreta. Blanc i negre, tinta o color, línia recta o voluta capriciosa, l'important és la impressió del signe d'un coneixement, com l'entrada en un passat recorregut. De noms i de títols, d'amistats i de passions, de sorpreses i de sotracs. La vida de Beneyto flueix entre tintes verticals i horitzontals, que són encontres fortuïts i viatges incessants cap a illes desconegudes (...). La seva biblioteca -que hauríem d'anomenar beneytoteca- representa un procés infinit de projecció de sentits pictòrics i literaris, de recuperació, pel dibuix i pel color, dels sons amagats, un palimpsest reactivat i sense fi, un work in progress, a la manera de Joyce, aplicat a la pàgina ja impresa; com dèiem, un plagi caòtic que superposa el traç a la lletra".



20 septiembre 2014

El robo de la Mona Lisa


19 septiembre 2014

La Real Academia Española. Vida e historia


18 septiembre 2014

John Julius Ree. ¿Qué pinto yo aquí?


17 septiembre 2014

El piloto y el Principito


16 septiembre 2014

Juan Belmonte, matador de toros


15 septiembre 2014

Ricardo Piglia. El último lector


14 septiembre 2014

Un soneto de Ángel García López






RECETA DE PACIENCIA Y DE CONSUELO 
CON QUE SANARSE DE LA ENVIDIA PUTA 


Anónimo gaditano, siglo XX 

Te embisten por la espalda dos pitones.

Cornudo, ¿qué hice yo? Cuando parece 
lograste el quite, el toro más se crece
buscando el bulto de los pantalones.

Y cuando piensas que acabó, montones:

media docena, una docena, trece,
catorce, quince... Y siempre otro aparece 
para asestarte un par de cornalones.

Y todo porque ven tu escribanía 

con éxito. Si tonto, Fabio, fueras 
ninguno te envidiara, ni uno solo 

así que tú a tu cosa, a tu poesía.

Mándalos al carajo por gaoneras.
Y que te sigan ordeñando el bolo.


Ese anónimo gaditano es uno de los poemas que forman parte de El río de mis ojos,la antología poética que resume cincuenta años de escritura de Ángel García López en torno a un eje temático, el Sur. 

Acaba de publicarla en su colección Arrecifes La Isla de Siltolá con edición y prólogo de Tomás Rodríguez Reyes y epílogo de José Jurado Morales.

13 septiembre 2014

El general Ople y Lady Camper


12 septiembre 2014

Ávidas pretensiones


11 septiembre 2014

Poesía completa de Julio Mariscal



“Poeta desasistido, uno de los más desasistidos críticamente hablando, de nuestra actual realidad literaria”, decía de Julio Mariscal un indignado Juan de Dios Ruiz Copete, que denunciaba el silencio que rodeaba la obra de un poeta de enorme calidad.

Ese oscuro pozo de silencio en el que se le había desterrado no era solamente consecuencia de su aislamiento en Arcos de la Frontera o de su confinamiento en Paterna de Rivera, sino el precio de la homosexualidad que vivió de manera muy conflictiva y que marcó decisivamente su existencia y su escritura desgarrada.

“Extraviado como una hoja de octubre, Luzbel involuntario, nardo tronchado por las tempestades malas, como una flor frente al rayo...” Esas son algunas de las expresiones con que presentaba su figura en 1978 Antonio Hernández en La poética del 50. Una promoción desheredada.

Aquella antología crítica, la primera de repercusión nacional que lo incluyó como poeta imprescindible, sacó de esa zona de sombra a Julio Mariscal, que llegó a contestar -muy escuetamente, es cierto- el cuestionario final que planteaba el antólogo a los poetas y que no llegó a ver el libro en la calle, porque murió en noviembre de 1977, unos meses antes de su publicación.

No debe olvidarse ese hecho, pues ni la antología que hizo Ruiz Copete y publicó la Universidad de Sevilla, ni las que firmaron después Pedro Sevilla o Francisco Bejarano tuvieron la difusión de aquella antología de referencia. Tan sólo la amplia selección que publicó Renacimiento en 2007 en el volumen La mano abierta tuvo una cierta transcendencia. 

Cuando se van a cumplir casi cuatro décadas de la muerte del poeta, se acaba de dar el paso definitivo en la recuperación de la poesía de Julio Mariscal gracias al empeño incansable que ha puesto el editor Javier Sánchez Menéndez en la publicación de su Poesía completa en un volumen preparado por Blanca Flores Cueto, autora del amplio estudio introductorio, en la renovada colección Arrecifes en La isla de Siltola.

Manuel Mantero destacaba que desde Salinas a Miguel Hernández no ha habido un poeta más volcado en el tema amoroso que Julio Mariscal, que es muchas veces un poeta elegiaco, pero es algo más radical: alguien que escribe casi como un poeta póstumo, como quien está ya fuera del mundo, al otro lado de todo.

De la potencia de su mundo poético puede dar idea este texto de Tierra, posiblemente su mejor libro. Un libro de 1965 construido sobre la polisemia de una metáfora, la del título, que evoca el tiempo y el amor desde la raíz trágica y telúrica que alimenta la poesía de Julio Mariscal:

Si ahora las estrellas cayeran una a una
como nevada chica de jazmín sobre el yerto 
muladar de tu carne, si el Arcángel, nevado 
de lo más puro, hiciera nardo tu beso, blanca
risa de niño el negro garañón de tu sangre,
si, de pronto, la noche se nos viniera abajo 
escombrando la nube roja de tu pasado 
y el Dios Padre pasara su esponja de ternura 
sobre tu frente y fueras otra vez limpia y alta 
como el almendro o como la Palabra del Hijo,
y entonces te encontrara a pleno sol, la trenza 
colegial golpeando como una disciplina 
mi corazón de niño, de niño grande y solo,
pasaría de largo.

Y esto no son palabras,
porque llevo las noches enteras azuzándome, 
lastrando esta balanza del por qué este quererte,
y no es la zarabanda de tu cintura o ese
palomear tu paso por la acera o la tarde, 
es el turbión de pena que te escuece en el alma,
la tan enorme, humana verdad de tu mentira 
que no ven los que, acaso, buscaban en tus ojos 
otros ojos distantes, otra carne imposible.

10 septiembre 2014

Extraños





Es la portada y dos de las páginas de Extraños, el libro de Javier Sáez Castán que publica Sexto Piso Ilustrado. Una espléndida colección de tres relatos gráficos en los que se parodia y se homenajea a la cultura pop de los sesenta, a las películas de serie B y a la televisión en blanco y negro, los cómics y la pulp fiction norteamericana.

Tres historias -Tan grande.. ¡Tan rosa!, El horror de Loch Lambton y Luces de Sorax- conectadas por la presencia narrativa de Vincent Price.

Su autor, Javier Sáez Castán, ilustrador de Los viajes de Gulliver en esta misma editorial, ha definido sus álbumes alguna vez  como una barraca de feria llena de curiosidades y prodigios.

Y eso es también esta galería de monstruos y extraterrestres en una sociedad monstruosa, estas tres metáforas sociales y la propuesta final con espejo opaco, porque ¿Quién puede reírse de un monstruo rosa, cuando uno mismo es rosa? 

.


09 septiembre 2014

La tumba del sublime nadador


08 septiembre 2014

Filosofía para desencantados


07 septiembre 2014

El Greco. Tres miradas


06 septiembre 2014

La inquietante Hester


05 septiembre 2014

Conversaciones con Otto Frank


04 septiembre 2014

La leyenda dorada


03 septiembre 2014

Los jardines estatuarios


http://www.wikio.es