23 noviembre 2009

La noche de los tiempos


Tres años de trabajo intenso ha empleado Antonio Muñoz Molina para acercarse en La noche de los tiempos al drama del desarraigo en una novela sobre exiliados españoles tras la Guerra Civil. Como en Sefarad, posiblemente su obra mayor hasta ahora, el novelista se acerca al exilio y a las vidas errantes a través del protagonista, Ignacio Abel, arquitecto de la Ciudad Universitaria de Madrid y de otros personajes reales como Pedro Salinas o Arturo Barea. Realidad y ficción, narración y documentación combinadas sabiamente para construir una novela de amor con el telón de fondo del cainismo y el fracaso a mano armada de aquel proyecto de modernización que fue la España republicana.

Llevo tres semanas frecuentando sus casi mil páginas
y tengo la impresión cada vez más arraigada de que esta es, desde varios puntos de vista, la cima creativa de Muñoz Molina.

La publica Seix Barral y se presenta esta tarde en la Residencia de Estudiantes de Madrid.