25 abril 2013

Mirlo cotidiano






                                                                             Para Rosalía,
                                                                             huésped de su jardín.


                               

 Ajeno a las preguntas

y a las revelaciones,

el cielo tuyo y mío

será el mismo del mirlo que escuchamos

cantar cada mañana.


 Dame tu mano. Cierra

bien los ojos al mundo y abandónate

a la sabia lección

de su fragilidad, al breve

azar con que sortea los instantes

que aún están por llegar

y, sin embargo, adelanta su pico.


Escucha cómo burla los sentidos

con sólo celebrarlos.

Y canta y se sostiene

-mirlo divino, timpano del día-

eterno en su ignorancia.
                                         
                                 

(José Antonio Ramírez Lozano. Ropa tendida.

Premio Tardor. Aguaclara. 2013)