06 noviembre 2015

Diarios de Jaime Gil de Biedma entre 1956 y 1985



Cuando están a punto de cumplirse 25 años de la muerte del poeta a principios de enero de 1990, está llegando a los escaparates de las librerías uno de los libros más esperados del año: los Diarios de Jaime Gil de Biedma entre 1956 y 1985.

Lo publica Lumen con edición de Andreu Jaume, autor también de un espléndido prólogo que conecta estos diarios con la actividad poética del autor de Las personas del verbo.

El único de estos textos que había publicado antes de morir fue el Diario del artista seriamente enfermo, una versión autocensurada del Retrato del artista en 1956, la edición definitiva que dejó preparada antes de morir y que se publicó póstumamente, ya en 1991. 

A ese primer diario se unen ahora los diarios inéditos que van de 1959 a 1965, sus años más fecundos poéticamente, agrupados bajo el título Diario de ‘Moralidades’, a los que se suman el Diario de 1978, que se cierra con estas frases: escribir ya no me es necesario. Nada más triste que saber que uno sabe escribir, pero que no necesita decir nada de particular, nada en particular, ni a los demás ni a sí mismo.Vale.

Y finalmente, el Diario de 1985, tan breve que tiene su primera anotación el lunes 21 de octubre y la última el viernes 1 de noviembre, diagnosticado ya de sida, con el miedo metido en el cuerpo y un profundo desánimo.

Un amplio volumen de casi setecientas páginas, minuciosamente anotado y espléndidamente editado, que en un cuadernillo central aporta una buena cantidad de fotografías, alguna muy poco conocida. Un material indispensable, junto con la Correspondencia que publicó hace cinco años el mismo editor en la misma editorial, para conocer en su dimensión total la obra de uno de los poetas fundamentales de la segunda mitad del siglo XX en España.