27 abril 2016

Últimas tardes con Teresa. Edición conmemorativa.


Ese informe negativo, firmado por un lector al servicio de la censura el 12 de diciembre de 1965, es uno de los documentos que incorpora en un apartado final la edición conmemorativa de los cincuenta años de Últimas tardes con Teresa que acaba de publicar Seix Barral.

Mejor dotado para el resumen argumental que para la prosa -su nivel de redacción es lamentable-, el lector/censor escribe en el informe a sus superiores lo siguiente:

Extensa novela que relata aventuras de un emigrante murciano en la ciudad de Barcelona. Convertido en ladrón y descuidero, su vida se desarrolla en un barrio barcelonés en clima de convivencia con golfos y gamberros, siendo él uno de los más significados. Su intrepidez le lleva a hacer el amor a una sencilla sirvienta que la utiliza [sic] para saciar su apetito sexual; al morir ésta a consecuencia de un accidente, trata de enamorar a la señorita de aquella, TERESA, lo cual no consigue plenamente al caer bajo la acción de la justicia por sus delitos. 
La novela, [sic] presenta numerosas escenas escabrosas siendo el fondo de la misma francamente inmoral; en el argumento se hacen numerosas referencias políticas de carácter izquierdista con alusión a las algaradas estudiantiles que tuvieron lugar en la Universidad de Barcelona glorificando sus acciones, por otra parte, en diversas ocasiones abordan luchas de tipo clasista, todo lo cual hace que reprobemos la totalidad del libro. 

Lo firmaba en Madrid el 12 de diciembre de 1965 y, por si no había quedado claro, concluía: NO PROCEDE SU PUBLICACIÓN.