03 mayo 2016

El viento sobre el agua, XXXVI Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez





El viento sobre el agua, de Santos Domínguez, obtiene por unanimidad el XXXVI Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez

El poeta extremeño Santos Domínguez Ramos, con su obra El viento sobre el agua, ha resultado ganador de la XXXVI edición del Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, convocado por la Diputación de Huelva y dotado con 6.000 euros y la publicación de la obra.

El jurado de esta edición, presidido por Joaquín Llansó, ha dado a conocer hoy el fallo del jurado acordado por unanimidad de sus miembros, destacando de la obra "su alto simbolismo, la frescura de sus imágenes y el profundo lirismo de sus poemas".Algo, han precisado, que "conduce al lector hacia una naturaleza que se nos abre como reflexión que engarza memoria y tiempo".
Por su parte, Margarita García, miembro del jurado,  ha indicado que El viento sobre el agua "presenta todas las cualidades para merecer el premio", puntualizando que "destacaba sobre el resto por ser un poemario sobresaliente".
Concretamente, ha especificado, que es un poemario que "se enmarca en la tradición moderna más simbolista, que supone una actualización del mejor modernismo, y del que se ha valorado la continuidad de cierta herencia juanramoniana".
"Hace una indagación en la naturaleza, en lo natural, desde una perspectiva filosóficamente informada, de reflexión y de pensamiento, a la vez que presenta gran perfección formal, un gran cuidado técnico y una gran musicalidad”, lo que, según ha añadido, hace que el poemario no pierda en ningún momento intensidad lírica, “sino que conjuga perfectamente las dos facetas, el pensamiento y la emotividad, con una tonalidad muy conseguida”.

El Premio Juan Ramón Jiménez, al que optaban cerca de 400 poemarios de  un total de 25 países,  es uno de los premios de más prestigio en el ámbito de la poesía en español. Convocado por la Diputación de Huelva y la Fundación Juan Ramón Jiménez, desde su fundación en 1981 lo han obtenido autores del prestigio de Javier Egea, Ángel García López, Diego Jesús Jiménez, Manuel Rico o el recientemente desaparecido Eduardo García.
El Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez fue creado en 1981, coincidiendo con el centenario del nacimiento del poeta, con el objetivo de promocionar y editar obras de otros autores y de reconocer el magisterio de Juan Ramón. En esa primera edición quedó desierto y, desde entonces hasta hoy, se ha convocado ininterrumpidamente.
Los autores y los libros premiados constituyen, como reconoce la crítica especializada, una de las mejores antologías de la poesía española contemporánea. En ellos se encuentran ejemplos de todos los gustos, estilos y tendencias de nuestra lírica.


Con mi agradecimiento y la satisfacción de que el premio a mi libro coincida con el centenario del Diario de un poeta recién casado, dejo aquí dos anticipos de El viento sobre el agua, que estará en las librerías a finales de este mes:

RENACIMIENTO
                                                         Para Sonia Ponce y Andrés Talavero

Pintan las cicatrices la historia de los árboles.

Más que sus espirales o sus altos ramajes,
son noches las que suman corteza a sus anillos,
nubes negras que un día harán crecer sus ramas.

Entra lenta la noche por la copa del árbol
y asciende por la savia el agua de los sueños 
hacia otra luz más alta,
al corazón profundo de la sombra.

No en sus ramas más altas, ni en su diámetro oscuro:
la historia de los árboles está en sus cicatrices.


JACOBO FIJMAN SUBE A LOS INFIERNOS 

Veo la niebla amarilla 
que canta su silencio en los cipreses, 
veo violetas marchitas que el mar hurta al ocaso 
y una luz inodora que aúlla sobre el mundo.

Hay palomas cegadas que sangran sobre un árbol 
y en las paredes grita 
la voz desnuda de los días perdidos.

Si ladraran los perros...

No sé quién es el otro, de qué cristal extraño 
vienen estas esquirlas, de qué espejo desierto 
suben estas figuras, estos descoyuntados 
fragmentos de sentido que agrupará el horror 
en un ángulo opaco que ocupa la memoria
con máscaras vidriosas
en esta noche oscura de la celda.