16 agosto 2017

A cara de perro



CALIGRAFÍAS

HE COGIDO prestado un verso ajeno
para probar fortuna en el poema
y confundir así a la Muerte en su costumbre.

Ya veis. Lo escribo adrede con la izquierda
para que la torpeza
de mi caligrafía
no acabe, como a tantos, delatándome.

He llegado a escribir con nombre falso
vidas que no viví,
tiempos que no eran míos.

Y, al cabo, todo en vano.
La Muerte no sabe leer, lo sé,
pero conoce, amigos, nuestra letra.

Es uno de los textos de A cara de perro, el libro con el que José Antonio Ramírez Lozano ha merecido el XX Premio de Poesía Eladio Cabañero. En septiembre en librerías, editado por Reino de Cordelia.