01 febrero 2010

Instrucciones para amanecer

Desde Elogio del incendiario a las últimas Instrucciones para amanecer, la escritura de Miguel Veyrat se vincula con la gran tradición de la poesía como aventura de conocimiento.

A través de la palabra decantada y del despojamiento expresivo, el poeta asciende en actitud ascética hacia la revelación de la poesía, al fulgor del pájaro solitario.

Instrucciones para amanecer lo publica Calima Ediciones casi a la vez que Fronteras de lo Real, una recopilación de escritos sobre poesía en los que Miguel Veyrat reflexiona sobre la escritura, sobre sus libros y sobre el sentido de la tradición y la manera en que el poeta se vincula a ella, la asimila y la reinventa.

Los espléndidos poemas que integran la parte final de Instrucciones para amanecer convocan a Hölderlin y a Rilke, a Juan Ramón o Rimbaud como compañeros de viaje.

Y son sobre todo los dos últimos poemas, el Canto a Robert Lowell y las Respuestas a la tribu, inspirado en Yeats, los que iluminan el sentido global de este y de los anteriores libros de Veyrat.

El fuego y la palabra para amanecer a la claridad del canto y del ser desde la duda y la oscuridad.

Que amanezca el cantor.

Reseña íntegra en la revista Encuentros de lecturas y lectores