05 julio 2010

La importancia de discutirlo todo

Oscar Wilde.
La importancia de discutirlo todo.
Traducción de Catalina Martínez Muñoz.
Rey Lear. Madrid, 2010.

Tras La importancia de no hacer nada, Rey Lear publica La importancia de discutirlo todo, su complemento imprescindible. Es la segunda parte de El crítico como artista y en ella el Wilde más provocador e inteligente se proyecta en la figura de Gilbert para dialogar en la biblioteca de una casa de Piccadilly con vistas al Green Park sobre la función de la crítica. Para explicarle a su interlocutor, Ernest, que todo arte es inmoral y todo pensamiento es esencialmente peligroso. No se trataba sólo de ser brillante o ingenioso. En este diálogo está el Oscar Wilde más lúcido y profundo, un Wilde en el que la agudeza no es un simple destello verbal, sino una manifestación de su asombrosa capacidad analítica.