04 junio 2009

Testamento, de José Miguel Ullán


la voz es voz
hiciera
añicos las palabras redentora

...la quijada blandida,
la mueca de tu hermano,
la saliva secreta, la agonía
capaz, de darte posesión primera,
última ya (oh cuerpo ensangrentado),
herencia de este salmo, tierra ajena,
fuga para siempre, libertad cautiva...

la voz es voz
no existe

no existe aroma nuevo

cerrad mis párpados

José Miguel Ullán