19 septiembre 2019

Antonio Soler. Sur


18 septiembre 2019

Un poema de Las venas comunales


Nos vigilan subalternos políticos obedientes a presidencias blancas, estas asistidas por subsecretarios muy dóciles. Ah de las presidencias, ah de los subalternos y de los subsecretarios. Ah de los arpegios bursátiles y de los sodomitas eclesiásticos. 
      Ah de los ministerios engalanados con suicidas colgantes, 

ah 
de los inquilinos humanos.

 Pensándolo bien, ah de los viernes,

y de las conjugaciones de plusvalía y llanto, y de los ancianos que se orinan con frecuencia, y de las multinacionales enfermas, y de mi abuela Clara, guarnicionera, viu­da llorando ante el gran panadero. Ah

de los pensadores y de los párrocos.

Pensándolo mejor, 
                            
ah también de mis hijas, y de sus hombres perdidos y de sus hombres hallados. Ah de los huesos de mi alondra furiosa peculiarmente amada,­

ah de los mendigos insurrectos.

Pensándolo aún mejor, 

ah de las manos de mi padre y de mi madre, unas y otras asistidas por coleópteros ciegos.

Pensándolo mínimamente,

ah de mi viejo corazón amarillo,                        
                                                    inútilmente                                          
                                                    cansado.

Es uno de los poemas de Las venas comunales, el libro inédito ("mi libro más retrasadamente inédito", dice en el Aviso inicial) que Antonio Gamoneda viene elaborando desde 2015 con el soporte gráfico de ochenta y cuatro dibujos de Juan Carlos Mestre. Forma parte del segundo volumen de Esta luz, la poesía reunida de Gamoneda que acaba de publicar Galaxia Gutenberg.


17 septiembre 2019

José Carlos Cataño. Obra poética





16 septiembre 2019

Los secretos de Diotima



El poder de Eros es el de transmitir e interpretar a los dioses los mensajes de los hombres y a los hombres los mensajes de los dioses; los ruegos y sacrificios de los unos, los mandatos y recompensas de los otros.

Esas palabras que Sócrates ponía en boca de Diotima de Mantinea en un pasaje del Banquete de Platón sirven de emblema a la espléndida colección de clásicos que publica en pequeño formato Guillermo Escolar Editor.

Mitad sacerdotisa, mitad filósofa, Diotima se convierte de esa manera en portavoz de la filosofía platónica del amor como búsqueda de la inmortalidad y como método de conocimiento de lo divino. 

De la transcendencia de este personaje dejan constancia dos hechos significativos: Hölderlin ocultó el nombre de su amada Susette Gontard identificándola con Diotima y entre nosotros María Zambrano se proyectará en su figura para componer uno de sus textos fundamentales, Diotima de Mantinea, en el que presenta el amor como forma de conocimiento y de mediación entre la razón y la poesía.

Esa labor mediadora entre los dioses y los hombres de la que hablaba Diotima como clave del amor es paralela a la función de los traductores -Óscar Martínez García, Antonio Barnés, Constantino Román, Antonio López Fonseca y Miguel del Rincón-, mediadores a su vez entre lo clásico y lo actual, como reflejan los ocho primeros tomos de esta cuidada colección que pone a los clásicos en un formato que cabe en la palma de la mano.

Nueve fragmentos sobre el amor extraídos del Banquete de Platón, el diálogo de Séneca Sobre la felicidad, el ensayo de Montaigne Sobre la educación de los hijos, el tratado de Cicerón Sobre la amistad, cuarenta máximas y trece epístolas que resumen la filosofia epicúrea en Sobre el placer y la naturaleza, una tragedia de Sófocles -Antígona- y dos comedias -Lisístrata de Aristófanes y Anfitrión de Plauto- son los ocho primeros tramos de un camino ascendente hacia la sabiduría, los ocho primeros peldaños de una escalera en la que Diotima metaforizó el proceso de conocimiento de la divinidad.

Próximamente aparecerán otros ocho títulos que de Quevedo a Fray Luis de León, de Cicerón a San Agustín o de Séneca a Gracián seguirán desvelando los secretos y los misterios de Diotima.


15 septiembre 2019

Un poema de Etheridge Knight




CANCIÓN DE LA CELDA 

Noche    Música    Una luz
sesgada golpea la caverna
del sueño. Yo en soledad
trazo el círculo rojo
y volteo el espacio
con mis palabras.

Vamos, Etheridge, no seas 
un salvador; coge tus palabras
y araña el cielo con ellas, haz que llueva

en el desierto, coge 
a una chica
por el rabo,

¿puede salir
algo bueno 
de la cárcel?


“Morí en Corea de una herida de metralla y los estupefacientes me resucitaron. Morí en 1960 cuando me mandaron a la cárcel y la poesía me devolvió a la vida”, escribió el norteamericano Etheridge Knight (Mississippi, 1931-Indianapolis, 1991) en la contraportada de sus Poems from Prison (1968).

Lo recuerda Juan José Vélez Otero en el prólogo que ha escrito para presentar su traducción de la antología Poemas esenciales en la edición bilingüe que acaba de publicar en la colección de poesía de Valparaíso Ediciones.

Poems from Prison, su primer libro, apareció en 1968, tras cumplir una condena de ocho años por robo. Cuando salió de la cárcel publicó un libro con poemas suyos y de otros presos: un volumen que apareció primero en Italia (Voce negre dal carcere) y que en 1970 se editó en inglés como Black Voices from Prison.

A esos dos libros, con los que Knigth se convirtió en un poeta de referencia por su compromiso con los derechos civiles de los afroamericanos a finales de los años 60, se sumaría uno más en 1973, Belly Song and Other Poems.

Esta primera versión en español de la poesía de Knigth es una traducción de The Essential Etheridge Knight, la antología que publicó la Universidad de Pittsburgh en 1986.


14 septiembre 2019

Mañana cenarás en Siracusa

Pierre Boucher. Nu à Tellouet. Maroc, 1936


Esta es la estupenda traducción que Marcela Filippi ha hecho de Mañana cenarás en Siracusa, el poema de El dueño del eclipse (Algaida. Sevilla, 2014) inspirado en el engañoso sueño oracular de Amílcar Barca que evocó Cicerón.

MAÑANA CENARÁS EN SIRACUSA

                                                      Mañana cenarás en Siracusa
                                                                       (Cicerón)

Fue cuando más ardía la isla sobre los pinos
y discurría un rumor espiral de serpientes
mientras caía la tarde más allá de las olas,
debajo de las aguas encendidas del tiempo.

Aún flotaba en el viento un artificio
de memoria y olvido,
el espacio del vértigo del interior de un sueño.

Y en lo oculto, en lo hondo,
en donde crece el verde silencio de las cañas,
crece también el cuenco profundo de la noche,
germina la secreta sintaxis de los sueños,
con números oscuros y templos en penumbra.

Desde los laberintos del bosque de la vida
viajas al arrabal de los recuerdos,
a un tiempo sin espacio,
a una casa sin puertas tras un círculo blanco.

A la casa del sueño, a un sueño donde eras
no sólo el personaje, también el escenario,
el perro oracular que protege la casa
y conduce al que sueña al reino de los muertos.

Eras en ese sueño el tiempo sin minutos,
los lugares, los nombres
borrosos del que sueña y del soñado,
quien pronuncia y escucha
lo que duerme en los pozos,
las opacas metáforas de una sibila oscura
que vive en tu futuro, como tú en su pasado.

Mañana cenarás en Siracusa,
oirás en ese sueño.

Pero no sabrás dónde, si en cárcel o palacio,
si acompañado o solo.

Mañana cenarás en Siracusa.
¿Y en dónde está el que sueña?



DOMANI CENERAI A SIRACUSA
                                                       Domani cenerai a Siracusa
                                                                      (Cicerone)

Fu quando l'isola ardeva di più sui pini
e scorreva un rumore spirale di serpenti
mentre calava la sera al di là delle onde,
sotto le acque accese del tempo.

Galleggiava ancora nel vento un artificio
di memoria e oblio,
lo spazio della vertigine nell’interno di un sogno.

E nell’occulto, nel profondo,
dove cresce il verde silenzio delle canne,
cresce anche il concavo profondo della notte,
germina la sintassi segreta dei sogni,
con numeri scuri e templi in penombra.

Dai labirinti dei boschi della vita
viaggi verso l’adiacenza dei ricordi,
a un tempo senza spazio,
a una casa senza porte dietro un cerchio bianco.

Alla casa del sogno, a un sogno in cui eri
non solo il personaggio, ma anche lo scenario,
il cane oracolare che protegge la casa
e conduce colui che sogna al regno dei morti.

Eri in quel sogno il tempo senza minuti,
i luoghi, i nomi
sfocati di chi sogna e del sognato,
chi pronuncia e ascolta
ciò che dorme nei pozzi,
le opache metafore di una sibilla oscura
che vive nel tuo futuro, come tu nel suo passato.

Domani cenerai a Siracusa,
udirai in quel sogno.

Ma non saprai dove, se in carcere o in palazzo,
se accompagnato o da solo.

Domani cenerai a Siracusa. 
E dov'è chi sogna?




13 septiembre 2019

Sharon Olds. Odas


SEGUNDA ODA AL HIMEN

Mi pareja dice que lo que escribo
sobre las mujeres es egocéntrico. “¡Tienes más
de sesenta años,” exclama, “y todavía
escribes sobre la primera vez que te echaron un polvo!” 
Pero no se trata solo de mi himen;
la gente habla de la Belleza y de la Verdad,
por qué no hablar directamente de la virginidad humana, 
de la interpretación platónica de
la misma, de posponer el coito hasta
que la chica sea rota por el parto en sí mismo,
por qué no lamentarse de que el himen sea perseguido 
y saqueado, empalado en una pica en una plaza
pública como una minúscula cabeza cercenada.
¿No es ya hora de alabar la música carmesí
que la chica compone entonces, la pequeña
muerte que marca el comienzo de una vida
interior para que la especie continúe?
Oh, el puño cerrado que se abre, oh, nudo
que se corta, oh, esférica escotilla
que se empuja, se empuja y cede rompiéndose.
Canto un himno para honrarte,
espero el día que ha de venir
en el que tu disposición se confiará a las chicas
de la gran ciudad que te rodea.
Muchas cosas se han nombrado sagradas
por las numerosas religiones que se fundaron en la tierra. 
Oh, si pudiésemos declararte soberano
de ti mismo, hermano de sangre nocturna,
cesta del dolor y del libre albedrío, 
¡resplandeciente derecho civil!

Es una de las más de sesenta Odas de Sharon Olds (1942), una de las voces poéticas más personales de la literatura norteamericana actual, que publica Valparaíso en edición bilingüe con traducción de Juan José Vélez y Elvira Sastre.

Víctima de una educación férreamente tradicional y de la represión calvinista, en estas Odas, que publicó en 2016 y que llegan ahora a las librerías españolas, Sharon Olds se inspiró en el modelo de las Odas elementales de Neruda y en ellas incorporó gran parte de su mundo poético.

Como en el resto de su obra, en estos textos se plantea el ejercicio de la escritura como una respuesta a la sociedad y como un desquite hacia el pasado familiar, como una reivindicación del cuerpo y de la sexualidad femenina desde la desobediencia y la memoria personal, como defensa en fin frente a la violencia, el abuso y la injusticia.

Lo recuerda Juan José Vélez Otero en su prólogo -Un canto a la sustantividad-, en donde destaca la variedad temática y tonal de las Odas:

“Sharon Olds, en estos poemas, algunos considerados como los más ingeniosos poemas de su carrera, celebra entidades, asuntos y conceptos tan dispares como un glande, un rincón, un poeta, un himen, una mamada, una excursión, una vagina, la sangre menstrual, un cuello marchito, un amigo, un tampón, un condón, un clítoris, un pino, una fidelidad rota, o la linterna de su madre. [...] Algunas opiniones críticas lo califican de desproporcionado y desagradable, otras lo consideran soberbio e innovador; lo que está claro es que no es un libro que nos deje indiferentes.”


12 septiembre 2019

Un verano con Homero


11 septiembre 2019

La Moneda, 11 de septiembre



Cuarenta y seis años después del golpe de estado contra el gobierno de Salvador Allende que tuvo lugar un día como hoy, el 11 de septiembre de 1973, y que tuvo su epicentro y su símbolo en el bombardeo del palacio presidencial de La Moneda, Drácena publica La Moneda, 11 de septiembre, una novela documental del chileno Francisco Aguilera.

Es una intensa transfiguración narrativa de los primeros momentos de aquel oprobio encabezado por Pinochet, una documentada reconstrucción de los hechos que tiene varios hilos conductores: por un lado el mayor Osvaldo Zavala, ayudante de campo y hombre de confianza de Pinochet, que se negó a secundar la asonada de septiembre y había sido decisivo en la desarticulación del Tanquetazo del 29 de junio de 1973, un precedente, a medio camino entre el conato de golpe y el ensayo general del golpe definitivo.

Y por otro lado, la perspectiva testimonial de cuatro personajes que rememoran los hechos que  vivieron de cerca aquella mañana: el bombero Juan de Dios Salinas, el detective Juvenal Ugarte, el camarero Javier Pulido y el recluta Segundo Luna. Cuatro miradas muy distintas que componen un mosaico de voces con las que reconstruye el comienzo y triunfo del golpe esta espléndida recreación novelística.

10 septiembre 2019

Una novedad



Llega hoy a las librerías una nueva edición ampliada y en dos volúmenes de Esta luz, que recoge en Galaxia Gutenberg toda la poesía de Antonio Gamoneda desde 1947 hasta 2019, con sendos epílogos de Miguel Casado.

El primer tomo de esta reedición actualizada es una revisión de la edición anterior de su poesía hasta 2007 y el segundo recupera el Libro de los venenos y lo incorpora a la edición de la  poesía reunida. Además añade toda la poesía escrita por el autor desde 2007 hasta la actualidad e incluye algunos poemas últimos.

Revisada y reescrita en algunos casos la ya publicada, añade además el inédito Las venas comunales y recupera íntegro Lapidario incompleto, un libro de 2014 que había tenido una difusión muy limitada porque se publicó en una muy reducida edición de cien ejemplares como libro de artista ilustrado -transfigurado, prefiere decir Gamoneda- por Juan Carlos Mestre.

Se presenta hoy a las doce en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en una rueda de prensa en la que intervendrán Antonio Gamoneda, Miguel Casado y Joan Tarrida, director de Galaxia Gutenberg.